Tus tres fabulosos superpoderes

El parque de mi barrio tiene algo de mágico. Es un parque grande, con un circuito de 10 kilometros entre lagos y árboles, y aunque hay zonas muy concurridas, también hay rincones donde nunca pasa casi nadie y siento mucha paz y conexión con la naturaleza.

Creo que empecé a creer en la magia de este parque cuando mi Pitufo era pequeño y lo llevaba a caminar en su sillita, entonces para distraerlo le proponía buscar con la mirada hadas y duendes entre las plantas. “No veo nada, mamá”, se quejaba mi peque, y yo le respondía que sólo se dejan ver con los ojos del corazón. Parece que de tanto intentar convencerlo a él, empecé yo misma a creer que hay haditas en mi parque, sobre todo en una curva que hace el camino donde siempre se me ocurren las ideas más inspiradas.

Probablemente tenga una explicación simple: coincide con los 4.5 kilómetros de recorrido, cuando he liberado suficientes endorfinas y me viene la euforia de estar por completar mi circuito, y eso causa mi nivel inusual de inspiración. Pero lo cierto es que fue en esa curva donde se me ocurrió crear este blog y escribir el librito, donde encontré las ideas para los posts y últimamente ya voy directamente a este rincón a sentarme bajo los árboles, a meditar buscando respuestas.

Una pregunta mía recurrente es “cómo conseguir la vida de mis sueños“. Siempre creí que la receta era “bajar 30 kilos y ganarme la lotería”, sin embargo en el rincón mágico del parque se me ocurrió que no es tan simple, y que necesito explorar el tema escribiendo un cuento de hadas para mujeres. Porque, ¿qué pasaría si un hada te concediera la vida de tus sueños, con la condición de que supieras describirla? ¿Cuántas de nosotras seríamos capaces de explicar nuestros anhelos y deseos? No vale pedir cuerpazo y cuenta bancaria, eso no garantiza la felicidad ni necesariamente cumple sueños. Además, no puede ser que todas queramos lo mismo. ¿No será que la sociedad nos ha puesto en la cabeza que debemos vernos de cierta manera, y que necesitamos tener cierto poder adquisitivo, para consumir todos esos productos con los que la publicidad nos bombardea? Nuestros auténticos sueños personales, y cómo cumplirlos, es el tema de mi cuento de hadas, un proyecto que voy completando de a poco, y te invito a leer los primeros capítulos aquí.

Buscando inspiración para continuar la historia del cuento, justamente en el rincón mágico del parque que te contaba fue donde se me ocurrió, de manera clarísima y repentina, tal como si las mismísimas hadas me lo revelaran, que no solamente para descubrir nuestros sueños y concretarlos, sino para llegar al fin de cada día sin volvernos locas con todo lo que tenemos que hacer, las mujeres tenemos tres fabulosos superpoderes femeninos que debemos despertar y cultivar: el poder de la Diva, el poder de la Reina, y el poder de la Diosa.

Hoy 31 de Octubre, para celebrar el segundo cumpleaños del blog, quiero invocar a las hadas para concederte los Tres Fabupoderes. Respira hondo tres veces, descruza las piernas, apoya los dos pies firmes sobre el piso, pon la mano izquierda sobre tu corazón, y prepárate para recibirlos:

El Fabupoder de la Diva: es de los tres el que más he explorado en este blog. Lo de “más placer” del nombre se refiere exactamente al poder de cambiar nuestro humor y energía haciendo lo que nos gusta, lo que nos mima, lo que nos divierte. Lo compruebo cada vez: en un típico día aburrido trabajando desde casa, por la tarde me agarran ataques de comer sin parar. Mientras que un día de paseo por Paris, entretenida y absorbiendo belleza y elegancia, soy capaz de comer mini porciones y hasta de irme a dormir sin cenar. Despierta tu fabupoder de Diva explorando lo que te gusta, lo que te mima, lo que te da placer. ¡Descubre, o redescubre tus pasiones! Date prioridad, no te quedes con las migajas después de haber cuidado de todos los demás. Date el más exquisito autocuidado porque no es egoísta: al contrario, te vuelve mejor madre, mejor esposa. El fabupoder de la Diva es el poder de mostrarte en tu vida como tu mejor versión posible.

El Fabupoder de la Reina: es el poder que más ando necesitando, que he estado pidiendo a gritos a través de mis quejas. Cuántas me habéis oído quejarme de ser una pobre madre que trabaja a tiempo completo y no tiene tiempo para nada. De la rutina que me abruma. Del bajón de energía por la tarde. Del cansancio por la noche, de que una vez que se duerme mi hijo ya no tengo más ganas que de irme a dormir también yo. De los ataques de ansiedad que me llevan a comer sin control. El poder de la Reina es el poder de tomar Responsabilidad. No soy ninguna víctima, soy responsable por cambiar mi situación. Responsabilidad quiere decir “habilidad para dar una respuesta”, y en vez de quejarnos tanto deberíamos enfocar nuestra energía en buscar la respuesta a nuestros problemas. El poder de la Reina es el poder de diseñar nuestros días y de esta manera diseñar nuestra vida. Porque cómo pasamos nuestros días, es cómo pasamos nuestra vida. Despierta tu fabupoder de Reina planeando tu día, incluyendo estrategias para aprovechar mejor tu tiempo y tu energía. Por ejemplo, ponte firme y pídele a tu marido que él tendrá que poner a tus hijos a dormir mientras tú te vas a caminar por una hora. Ser una Reina no es ser una bruja mandona, es simplemente saber organizarse, pedir y negociar para conseguir lo que necesitamos. El fabupoder de la Reina es el poder de volverte la autora de tu propia realidad.

El Fabupoder de la Diosa: es nuestro poder espiritual, que nos conecta con Dios, el universo, la fuente de todo lo que es o como te sientas más cómoda llamando a la divinidad. Es el poder de saber que no estamos solas, que estamos conectadas, que el universo es benevolente y conspira en nuestro favor. Es el poder de la fé, de creer que los deseos del alma pueden cumplirse, que estamos exactamente donde tenemos que estar y que todo sucederá en el momento adecuado y de manera perfecta. Es creer que somos un ser espiritual pasando por una experiencia humana, que hemos venido a este mundo con el propósito de aprender y de enseñar para contribuir a nuestra evolución colectiva. Despierta tu fabupoder de Diosa buscando un momento de calma y silencio, elevando tu vibración energética para sentir amor incondicional por toda la creación, y así abriéndote a la abundancia, a la luz, a los milagros y a la guía divina. El fabupoder de la Diosa es el poder de crear, de sanar y de sintonizar con los mensajes de tu intuición.

¿No te parece que nuestras vidas serían muy diferentes si fuéramos capaces de cultivar estos tres fabupoderes? ¡Podríamos cumplir todos nuestros deseos! Podríamos, como para empezar, conocer cuáles son estos deseos, cuál es nuestro propósito, cuál es nuestra contribución a este mundo, y qué es lo que nos hace auténticamente felices.

En vez de perder tu tiempo y energía intentando adelgazar, te propongo en cambio cultivar tus fabupoderes de Diva, Reina y Diosa, para volverte triplemente poderosa, y conseguir florecer en tu potencial femenino y humano.

Todo esto por el momento aprendí en el rincón mágico del parque. ¡Seguiré yendo a buscar inspiración para poder contarte más!

Mientras tanto, para celebrar el segundo cumpleaños del blog te regalo:
– Los primeros capítulos del cuento de hadas “Los Tres Fabupoderes de Paula” – lo puedes leer aquí
– Por si no lo viste antes, el regalo del año pasado: el programa para empezar a correr Del Sofá a los 5km, para que también despiertes las endorfinas y la creatividad con ideas locas como las mías
– Y muy especialmente, a las lectoras que me escriban un email a lola@masplacermenosdieta.com contándome, cuanto más detalladamente mejor, cómo sería la vida de tus sueños si un hada te concediera todos tus deseos, les prometo un regalo super especial: un audio para escuchar como ritual cada mañana y despertar tus fabupoderes de Diva, Reina y Diosa.

¡Feliz segundo cumpleaños del blog!

Feliz 31/10, otra vuelta al sol y un nuevo comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s