Tiempo para Mí – Parte 3: ¿Mito o realidad?

La semana pasada tuve un par de esos días… intensos.

De levantarme cansada y a duras penas llegar a tiempo a la escuela del Pitufo y a la oficina. De que me pongan una conference call a la 1 de la tarde y no poder comer en paz. De tener que salir corriendo del trabajo para hacer la cena. De que el peque pidiera bis tras bis del show de cuentos y canciones que tengo que poner en escena cada noche hasta que se duerme. De planchar hasta darme cuenta exhausta de que el único Tiempo para Mí que me quedaba al fin del día… iba a destinarlo a dormir.

Entonces me plantée si el Tiempo para Mí existe en la realidad, o solamente en los cuentos de hadas cual unicornio púrpura, porque yo claramente no lo consigo experimentar. O peor aún: me encuentro con un rato al fin del día, y resulta que tengo tiempo, pero estoy tan cansada que no tengo ganas.

adelgazar tiempo para mí

A mi 40 y poquitos años he asumido que no tengo las respuestas, pero cada vez me dan más ganas de hacer las preguntas: ¿qué es lo que hace que el tiempo invertido en una actividad califique como Tiempo para Mí? En otras palabras: ¿reconoceré al Tiempo para Mí por lo que auténticamente es, o iré por la vida llamando Tiempo para Mí a lo que no lo es?

Para darte un par ejemplo: Depilarte es una obligación, realmente hay mucha situaciones sociales a las que no puedes presentarte con pelos en las piernas o axilas. Y además, depilarte duele, vamos, que es una verdadera tortura. Llamemos a las cosas por su nombre, ¿en qué cabeza cabe llamar a la actividad “que me quemen con cera negra y me arranquen gritos de dolor con cada pelo” eufemísticamente “placentero Tiempo para Mí“?

En la cabeza de una pobre madre agobiada, me temo, estimada amiga.

Si tienes día tras día como los míos, encontrarte en un gabinete de estética donde una persona está dedicada a darte un servicio a ti, a prestarte atención y cuidado, ya es todo un lujo. Y si encima te hace sentir mejor, verte mejor, eso levanta la autoestima y yo personalmente, en este momento de mi vida, voy a agregarlo a la lista de Tiempo para Mí. Aunque hace 5 años irme a depilar era una obligación, hoy día es preciado, y precioso, porque bastante dinero cuesta aquí en Bélgica, y bastante planeamiento requiere encontrar el momento.

Esto me recuerda la frase de Einstein sobre lo milagros (“There are only two ways to live your life. One is as though nothing is a miracle. The other is as though everything is a miracle.”) Yo te la traduzco, y adapto: Tienes dos maneras de vivir tu vida, una es como si nada fuera Tiempo para Mí, otra como si todo fuera Tiempo para Mí.

Porque me puedes decir que la vida es una mierda, que no tienes tiempo para nada, que te abruman las obligaciones. Que el Tiempo para Mí no existe, que ir a la peluquería es simplemente cortarte el pelo, que darte un baño es simplemente lavarte, pero sentada, y que basta de chorradas y pelotudeces. Y te comprenderé… pero si me dejo llevar por esa visión negativa de la vida de madre y/o mujer que trabaja a tiempo completo, entonces apago la luz, me despido del blog, y me resigno a la frustración hasta que el Pitufo saque el carnet de conducir y se vaya de casa.

En cambio, prefiero mantener la esperanza de que una vida mejor es posible, prefiero pensar que todo es un milagro y que el día está lleno de Tiempo para Mí:

  • Esos 15 minuto por la mañana temprano en los que soy la única despierta y tengo opciones… o le doy snooze al despertador, o me tomo mi agua con limón en ayunas e improviso alguna meditación o pose de yoga
  • El trayecto en tranvía hacia y desde la oficina, durante el que puedo leer o escuchar música
  • La hora del almuerzo, esa hora por día que es completa, absoluta, exclusivamente para mí, ¡aleluya!
  • Cada vez que estoy en el trabajo y voy al baño sin que me vengan a interrumpir, o peor, a inspeccionar (“Mami, ¿por qué hiciste pis rojo?” – inserta emoji mortificado)

¿Ves que no tengo de qué quejarme? ¿Ves que mi vida está llena de Tiempo para Mí? ¡Soy una privilegiada! Y estoy segura de que tú también lo eres si te decides a mirar tu situación con un poco de buena onda, y actitud de apreciación y agradecimiento.

Dicen que en lo que nos enfocamos aumenta, y si sólo tenemos quejas y vemos todo mal, así seguiremos, o peor. Entonces te propongo la actitud, que quizás te suene naive, de ir por la vida aprovechando cada minuto libre, sacándole el jugo al máximo, y después haciendo alarde de él en plan “Hoy mi bebé durmió por 20 minutos seguidos y me pude lavar el pelo por primera vez desde que nació #Lujo #Indulgencia  #TiempoParaMí”.

Hay un lugar en las redes sociales donde semejantes alardes son bienvenidos y celebrados:el grupo de Facebook Club Más Placer, Menos Dieta. El grupo de mujeres que tenemos kilos de más porque terminamos el día frustradas con una caja de galletas frente a la tele. Nosotras necesitamos más que nadie aprovechar el tiempo con actividades que nos llenen de satisfacción, porque cuanto mejor estamos, mejor comemos y más energía para hacer ejercicio encontramos.

Por eso desde hoy mismo estoy cambiando las normas del grupo de Facebook Club Más Placer, Menos Dieta: sí, seguiremos compartiendo el registro de peso diario (las que se pesan), litros de agua bebidos, y minutos o pasos ejercitados, además de las fotos de las comidas. Pero más que nada, compartiremos, sin importar qué tan pequeño sea, nuestros Mimos Diarios, haremos alarde del Tiempo para Mí que hemos tomado.

Entre todas tenemos que inspirarnos y animarnos, es tan común en las mujeres no dedicarnos tiempo y atención a nosotras mismas, que necesitamos un grupo de apoyo para poder empezar a ejercitar un poco de sano egoísmo.

Volviendo a mi historia, después de los días intensos de la semana pasada, ocurrió un milagro: un amiguito invitó a mi Pitufo a jugar el domingo a su casa… ¡por dos horas seguidas! Fueron mis horas más preciadas: fui a correr al parque, y me di un baño de inmersión muy relajante. Y pude reconocer el tiempo empleado como legítimo Tiempo para Mí de una manera que de ahora en más me parecerá infalible: porque no me dio ganas de comer de más, porque no me di ningún atracón, porque cuando me serví pollo al horno con verduras, ¡no me serví patatas! Porque me sentí sana y con ganas de hacer cosas para sentirme más sana.

Ahora que he cambiado la actitud respecto del Tiempo para Mí, tengo que reconocer que esta semana he tenido otra hora muy productiva: fui sola a la tienda bio/orgánica, y me compré todo tipo de caprichos, desde té de hojas de frambuesas a chocolate crudivegano. Una hora destinada a un tipo de shopping que me hace sentir sana y bella – ¡otra idea para repetir!

De a poco he ido comprendiendo qué es el verdadero Tiempo para Mí: es el destinado a actividades que me hacen sentir relajada, mimada, y de buen humor. En otras palabras,a actividades que me hacen sentir mejor que antes.

Pienso usar este concepto para decidir qué hacer con mi escaso tiempo libre, por ejemplo si tengo dos horas libres por la tarde (¿qué me hará “sentir mejor que antes“: ver tele, ir a caminar o dormir una siesta?). Pero también lo usaré para otras decisiones, por ejemplo qué ordenar en un restaurante (¿qué me hará “sentir mejor que antes“: el salmón con verduras al vapor, o la hamburguesas con patatas fritas?).

Lo que necesito ahora son opciones para tener a mano, me encantaría compilar una lista de qué se puede hacer cuando tenemos 5, 15, 30 minutos libres, o un par de horas. Para que la mínima oportunidad de Tiempo para Mí no quede desaprovechada, y la use realmente para lo que me haga sentir mejor.

Para la parte 4 de esta serie sobre Tiempo para Mí… ¿me ayudas por favor en los comentarios, con ideas de qué hacer durante el tiempo libre para sentirnos mejor?

Desde ya muchas gracias, y nos vemos en el próximo post… ¡si algún alma caritativa invita al Pitufo pronto a jugar y me libera un par de horas del fin de semana!

<- Tiempo para Mí – Parte 2: 23 Razones para Reclamarlo

Tiempo para Mí – Parte 4: Oasis de Calma -> 

Anuncios

13 Respuestas a “Tiempo para Mí – Parte 3: ¿Mito o realidad?

  1. Me ha encantado esta reflexión, Lola. Y ahora te hago yo otra ¿por qué tienes que hacer algo si tienes 5 minutos para ti? Simplemente puedes no hacer nada y sentirlo también como tiempo para ti.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Sí! 5 minutos de no hacer nada es el mejor uso posible de ese tiempo… ¡gracias por mencionarlo Maripi! El verdadero no hacer nada, el callar la mente para simplemente estar presentes, es bastante difícil de lograr. Una meditación de 5 minutos durante la que intentemos tener la mente en blanco, durante la que observemos cada pensamiento que llega y lo dejemos ir con amor, durante la que estemos presentes en nuestro cuerpo de manera “mindful”, me parece el mejor uso posible de 5 minutos. Y definitivamente algo que me puede hacer sentir “mejor que antes”. ¡Esta semana mismo lo probaré! Un abrazo y muchas gracias – ¡necesito más ideas como esta!

      Me gusta

  2. Es tan real lo que decís! y yo no tengo un pitufo…. pero cuando me doy cuenta de que ya no puedo más, y de que me estoy alienando, hago algo, lo que sea, coser, que a mi me gusta, salir a caminar a pesar del cansancio, escuchar música, o simplemente vegetar pensando en pajaritos…. es renovador!!!! Todo siempre es una cuestión de actitud!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Carol estos días estoy pensando que el gran desafío es prevenir el bajón alienante de terminar exhaustas. Así que lo de poner Tiempo para Mí y mimos en la agenda me resulta “medicina preventiva”. Salir a caminar y escuchar música: lo hago. Coser es un buen consejo, en mi caso cocinar – hacer algo con las manos por el puro gusto de crear, un gran mimo. ¡Vegetar pensando en los pajaritos me gusta! dejar la mente volar y pensar en ideas y sueños, porque hoy intenté blanquear la mente y no pensar en absolutamente nada y no duré ni un minuto, es rejodido (pero que todavía más renovador si se consigue hacer). Besotes!

      Me gusta

  3. Hey Lola,
    Estaba esperando la secuela de esta serie 🙂
    Primeramente, NO ESTAS SOLA! somos varias para las que 15 minutos “in a row” (de paz) es casi un privilegio, jajajaja. Pero estoy convencida que es cuestión de:
    – Tiempo
    – Colaboración con tu pareja
    – Crear un sistema
    En mi caso, las 3 me han ayudado.

    Por otra parte, cómo saber si esos 15 minutos son realmente “para mí”?… pues si lo que estás haciendo en ese tiempo contribuye a un proyecto personal, es TU hobby o algo que te gusta a TI, entonces es “ME-time”….

    Adicionalmente, te ofrezco hacer una alianza de mamás-al-rescate y juntar a nuestros peques para que jueguen y salvarnos un poco de tiempo…. yo ya lo hago con otras mamás y funciona muy bien!… En nuestro caso lo hacemos para echarnos una mano cuando tenemos algo que hacer (mandado, compra, cita con el doctor, estudiar, etc), los niños no se aburren y la mamá “libre” puede hacer sus diligencias más rápido y enfocada 🙂
    Tengo pensado escribir algo sobre esto, pero te dejo la idea y si te animas, unámonos!

    Esperando la 4ta parte…
    Kaqui…

    Le gusta a 1 persona

  4. Me encanta el blog
    Yo tengo 3 momentos para mí durante el día
    1º- mis 20 minutos de desayuno…. me encanta sentarme y disfrutarlo, aprovecho para ver el móvil y ponerlo al día pues tras la cena tengo la costumbre de apagarlo
    2º- mis momentos de maquillaje y desmaquillaje. Lo hago a diario y su correspondiente cuidado de la piel. No lo perdono. Además no suelen interrumpirme en esos momentos
    3º- Voy al gimnasio a la hora de comer y no lo perdono por nada (o casi nada)
    Los fines de semana lo tengo más difícil porque estoy en casa y el resto de la familia también y hay otras obligaciones…..
    Y de vez en cuando voy a la pelu, a depilarme……
    Ratito a ratito….. nos vamos apañando

    Le gusta a 1 persona

    • Mer, me encantan tus rituals diarios! Muy bien lo de apagar el movil por la noche, enhorabuena por ser rigorosa en lo del cuidado de la piel y la visita al gimnasio. Estoy comprendiendo que lo del “tiempo para mi” hay que programarlo en forma de habitos, y asi los que nos rodean ya se van acostumbrando tambien, como dices que durante tus momentos de cuidado de la piel ya han aprendido en casa a no interrumpirte. Me dejas pensando en comenzar a plantar bandera y decir “este momento cada dia es MIO”, y defenderlo hasta que se convierta en un habito para todos. Me has inspirado! Muchas gracias y un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: Tiempo para mí – parte 4: Oasis de calma | Más Placer, Menos Dieta·

  6. Pingback: Tiempo para mí – Parte 2: 23 razones para reclamarlo | Más Placer, Menos Dieta·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s