1 hora de vacaciones

La felicidad requiere compromiso y vigilancia constante, cada día sin excepción tenemos que hacer algo que nos guste y nos de placer. Para las madres que trabajamos fuera de casa las posibilidades son limitadas, y por eso tenemos que estar atentas para sacarle el jugo a cada oportunidad.

La pausa del mediodía vale oro: es una hora para relajarse, desconectar, y volver con energía a la labor.

Pero, ¿qué pasa si surge un imprevisto y no tenemos tiempo para salir? Hoy me sucedió justo a las 11:36 y casi termino comprando un sandwich en el edificio y comiéndolo frente a la pantalla. Pero recordé que mi propio placer me hacer mejor empleada, ¡y me fui de shopping!

adelgazar

¿Qué tiene que ver esto con adelgazar? Pues mucho:

1) Caminé 4 kilómetros entre ir y venir a la tienda, la hora del almuerzo es una oportunidad imperdible durante un día ocupado para hacer ejercicio. Acordate que si cae la noche y no saliste a caminar, ya probablemente no lo harás: hay que distribuir la caminata a lo largo del día.

2) Compré un sweater y un collar ya tenía vistos de otro día: no fue una compra impulsiva, hacía varios días que me había quedado pensando que los quería. Una nueva prenda, un accesorio, un detalle nos hacen ver y sentir más lindas, y lo que nos lleva a querernos y cuidarnos más.

3) Comí dedicándole toda mi atención a mi sandwich de pollo y ensalada: en vez de masticar sin pensar frente a la pantalla mientras sigo trabajando, como habría hecho en el pasado, ahora aprendí que para adelgazar hay que respetar y apreciar la comida, y comer sin distracciones.

¿Cómo hice hoy para salir aunque hubo una crisis en el trabajo?

a) Pedí ayuda: llamé a mi jefe, le conté lo que había sucedido, y enseguida me propuso un curso de acción que honestamente no se me habría ocurrido a mí sola en medio
del estrés del momento.

b) Delegué: parte de su solución fue como repartir las tareas que tenía yo que hacer en el día a otros colegas, para poder enfocarme en el problema urgente.

c) Avisé: mande un email a los involucrados y les dije que iba a salir a comer y no respondería inmediatamente si me contactaban.

Con la playlist de Powerwalk de Spotify le puse buen ritmo a la caminata y pude ir, comprar, comer y volver en una hora y 10 minutos.

Volví de mi “citytrip” con las pilas recargadas, y nuevas ideas para solucionar el problema. Al final en 2 horas estaba todo resuelto, y me di cuenta de que la crisis había sido, en restrospectiva, una pequeñez.

Porque al final, de crisis tras crisis están hechos nuestros trabajos, y la vida misma.

El desafío es parar, respirar hondo, y mimarnos de todos modos. Probalo, no te vas a arrepentir.

¡Quiero comentarios! Hoy en una hora hice ejercicio, shopping y comí. ¿Cómo usás tu pausa del mediodía? ¿Qué tipo de actividades incluís en esa hora?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s